LA POSTAL

Primera Parte

El king air recién arribado hace su ingreso despacio para estacionarse, al mismo tiempo que dejo mi asiento para poder observar mejor el exterior haciendo un paneo por sobre la pista, la plataforma y alrededores, entonces, algo llama mi atención. Es una pareja que están de pie, abrazados. Ella con su cabeza apoyada en el pecho de él mirando hacia el sur, seguro contemplando el islote Santa Clara. La imagen podría encerrarse dentro de un gran cuadro romántico. Toda una postal. Continuamente se abrazan y besan como si no existiera más nadie de este lado de la isla. Es obvio que uno de los dos está por subirse al avión lo cual provoca pasión casi desenfrenada entre ambos. Caricias van y vienen para terminar recreando la postal perfecta que coronará el atardecer más romántico que puedas imaginar.
Mi cerebro rápidamente dispara ideas y para evitar juzgar lo que reciben mis ojos retomo mi posición sobre la silla y cojo el anexo para solicitar la autorización de salida de la aeronave antes arribada. Terminando de colacionar la autorización con el control oceánico desde Santiago ,  inesperadamente mi soledad se interrumpe con la llegada de un visitante quien sin previas expresará rozando la ironía: “_Así es cuando el amor te atrapa_ 
En el entretanto regreso visualmente al punto donde vi antes a los enamorados, siguen ahí mirando hacia el sur entre besos y arrumacos. 


Más allá de saludar a mi visita y conversar lo necesario referente a nuestras funciones  omito opinión alguna. Sólo pienso, tal cual lo he venido haciendo hace bastante tiempo, “no tenemos idea de lo que es amor” Pero, lo hago interiormente, la opinión la reservo para mí y la mascullo unos segundos. Observo que los pasajeros caminan al avión y entre ellos la pareja, ahora entiendo que es ella quien viaja. Él, de la mano la acompaña hasta la puerta y después de besarla intensamente por última vez, se aleja fuera de la plataforma. Seguramente seguirá encimismado en los minutos previos que pasó enlazado a ella, envuelto en ese halo de nostalgia de quien sabe que se acerca el momento en que los recuerdos serán tu fiel consuelo. Mi cerebro nuevamente quiere disparar ideas y yo, no queriendo caer en juicios innecesarios retomo mi función. Darle instrucciones al piloto para su despegue.

Publicado por ckarem

Escritora aficionada, amante de la fotografía y la buena música (Hans Zimmer encabeza la lista). Fan del séptimo arte. Tengo dos violonchelos apodados Tars y Case en honor a los robot de Interstellar, película de Christhopher Nolan (mi director favorito). Amo los detalles, los símbolos y todo aquello que puedas darle más de una lectura. Certeza, unicidad, amor incondicional e intuición son parte del inicio de mi camino espiritual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: