REENCUENTRO

¿Alguna vez haz sentido admiración o aquel interés inexplicable por ciertas personas?, hablo de aquellos que te provocan asombro por lo que hacen o seres con las cuales sientes una conexión única y especial. No aludo al tipo de admiración que pueda tener un fan hacia su artista favorito, si no más bien de algo mucho más profundo e íntimo, de aquellas personas comunes que se tornan especiales, pero claro, obviamente no lo sabes hasta después de conocerla.

Encontrarte con el alma que anhelas conocer desde hace tiempo debería suponer ansiedad, extásis y emociones varias. Lo cierto es que para mi las dos ocasiones que he pasado por esto se ha sentido de lo más ordinario.

No quiero que se mal interprete, cuando lo describo como ordinario me refiero a esa simpleza y cotidianidad que fluye natural al juntarse con nuestro mejor amigo ¿Lo has vivido verdad? Sólo que es una sensación que consigues tras años de amistad, de mucho compartir, risas, lágrimas, momentos absurdos y otros vergonzosos, así también momentos de éxito, triunfo, penas y derrotas. En fin, el compendio perfecto que regala una vida compartida con aquellos que endulzan tu día a día.

En mi andar por esta maraña de caminos envueltos en sensaciones y emociones, he descubierto, como dije al inicio, que cuando tu alma espera se concrete el encuentro con otra alma, te llevará a ella de los modos más misteriosos. Me inclino a pensar que venimos a este mundo con un contrato firmado previamente y aquellas personas (almas) que marcaran tu vida, créeme, nunca serán un encuentro fortuito. Podrán pasar largos años para ese encuentro y cuando sucede te lo aseguro, será de lo más ordinario. Más tarde sentirás que aquella persona la conoces de toda una vida y seguramente sea así ¿Porqué no pensar entonces que venimos ligados de vidas anteriores, donde ya “fuimos” y hemos pactado seguir “siendo” almas amigas en esta nueva vida?

Comienza como un susurro en alguna de las dos almas, luego se transforma en interés mutuo (hasta probablemente cargado de ego) ego que sólo será cómplice en ese reencuentro y termina con una sútil y aparente casualidad pasajera, efímera, pero que te hará sentir una conexión eterna.

Afortunados aquellos que saben reconocer ese reencuentro hace tanto tiempo pactado.

Publicado por ckarem

Escritora aficionada, amante de la fotografía y la buena música (Hans Zimmer encabeza la lista). Fan del séptimo arte. Tengo dos violonchelos apodados Tars y Case en honor a los robot de Interstellar, película de Christhopher Nolan (mi director favorito). Amo los detalles, los símbolos y todo aquello que puedas darle más de una lectura. Certeza, unicidad, amor incondicional e intuición son parte del inicio de mi camino espiritual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: